Orihuela Costa (+34) 645 652 688
Condado de Alhama (+34) 685 817 296
Local Tariff (From UK) 02037347116

¿Quiere que le llamemos?

¡Nosotros le llamámos!, déjenos su teléfono.

×

Pregúntanos

Asesoramiento

Pregunta al Administrador de Fincas: Ruidos-El perro de mi vecino no deja de ladrar

Tenemos problemas con unos vecinos españoles cuyo perro se queda en el patio cuando ellos salen de casa.  El perro ladra continuamente y por ello denuncié ante el Ayuntamiento, quienes elevaron la queja a la policía sin aparente resultado.

¿Qué opciones tengo y cuáles son las normativas sobre ruidos? ¿Cómo puedo hacer que se cumplan?

Gracias de antemano

John M.

Administrador:  Juan L.

Buenas tardes

 En principio usted ha hecho lo que tenia que hacer, que es ponerlo en conocimiento de las autoridades locales que son las que deben hacer cumplir la normativa referente a las actividades molestas, como pueden ser los ruidos.

 Como según nos dice las autoridades locales, han hecho caso omiso de su reclamación, le quedan dos opciones, la una no anula la otra.

 –  Por un lado seguir insistiendo en el Ayuntamiento, presentando algún escrito que quede reflejada su queja y del que le faciliten copia, para utilizarlo en posibles futuras reclamaciones

– Por otro lado pedir al presidente y Administrador, con base en el articulo 7 de la Ley de Propiedad Horizontal, requiera al propietario y/o ocupante de la vivienda para que cese en la actividad molesta, en este caso el ruido del perro.

Si aun así el propietario hiciera caso omiso, habría que pedir asamblea extraordinaria para que se iniciara la Demanda de Cesación que recoge la segunda parte de este mismo articulo, y que pide que sea la Autoridad Judicial la que ordene al propietario que “cese en dicha actividad” y que podría incluso conllevar la prohibición del Uso de la vivienda.

 Al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.

 El Presidente de la comunidad, a iniciativa propia o de cualesquiera de los propietarios u ocupantes, requerirá a quien realice las actividades prohibidas por este apartado la inmediata cesación de las mismas, bajo apercibimiento de iniciar las acciones judiciales procedentes.

 Si el infractor persistiere en su conducta el Presidente, previa autorización de la Junta de propietarios, debidamente convocada al efecto, podrá entablar contra él acción de cesación que, en lo no previsto expresamente por este artículo, se sustanciará a través del juicio ordinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *